folder Filed in Activismo, Medio Ambiente/Ecologia
Afrontar el industrialismo ; ¡si no puedes limpiar, no lo hagas! (Derrick Jensen)
comment 0 Comments access_time 13 min read

 Este es un artículo redactado por Derrick Jensen, el 4 de Marzo del 2015, inicialmente publicado en Ingles en el sitio del The Ecologist.

Derrick Jensen (nacido el 19 de diciembre de 1960) es un escritor y activista ecologista estadounidense, partidario del sabotaje medioambiental, reside en California. Ha publicado varios libros muy críticos con respecto a la sociedad  contemporánea y sus valores culturales, entre los que encontramos The Culture of Make Believe (2002), Endgame Vol1&2 (2006) y A Language Older Than Words (2000).

Para más información sobre la esfera de influencia de la visión del mundo de Derrick Jensen, ver su excelente documental titulado  END:CIV (FIN:CIV) con subtítulos en español entre otros idiomas.


Algunas de las más  importantes cuestiones a las cuales nos enfrentamos son: ¿Qué hacer con los desechos industriales de esta cultura, con los gases de efecto invernadero, los pesticidas  o los restos de plásticos en los océanos?

¿Los capitalistas pueden limpiar la destrucción  que crean? O ¿El sistema industrial en su conjunto está más allá  de toda  posibilidad de reformarse? Las respuestas se esclarecen tras una pequeña contextualización.

Comencemos por dos adivinanzas, que no son del todo graciosas.

  1. ¿Qué se obtiene mediante la mezcla del viejo hábito de la droga con  un temperamento fuerte y un arma? Respuesta : Dos sentencias de por vida por asesinato y la liberación en el mejor de los casos para el 2026.
  2. ¿Qué se obtiene mezclando dos Estados-nación, una gran corporación, 40 toneladas de veneno y al menos 8000 seres humanos muertos? Respuesta: Una jubilación, con un salario completo y beneficios (Warren Anderson, Director General de la Union Carbide, responsable de la masacre en masa en Bhopal).
Warren Anderson ...
Warren Anderson …

El objetivo de estas adivinanzas  es únicamente  el de explicar que cuando se trata de asesinatos y otras tantas atrocidades, las reglas que se aplican son diferentes para los pobres y para los ricos. Y no es solamente que « la producción económica » sea un pase de  salida-de-prisión-gratuita a  cualquier atrocidad cometida por los « productores », sino que se trata de genocidio, de feminicidio, de ecocidio, de esclavitud, de asesinato en masa, de envenenamiento masivo, etc.

¿NOSOTROS NOS PREOCUPAMOS POR TODO ESTO? LO QUE SI SABEMOS ES QUE ELLOS NO…

El objetivo es remarcar el hecho que ésta cultura no se interesa particularmente en la reparación de sus saqueos. Claramente no, ya que de ser así, pararía de hacerlos. No permitiría salir airosos e impunes a los que están en el origen del ésos saqueos. Y ciertamente no les recompensaría socialmente por ello.

Es quizás, o no, el momento de mencionar que ésta cultura ha creado por ejemplo, 14 cuatrillones de dosis letales (si, cuatrillones) de Plutonio 239, cuya promedio de vida es de más de 24 000 años, lo que significa que en apenas 100.000 años este número habrá disminuido y sólo quedarán 3.5 mil billones  de dosis letales: ¡¡Yupi!!

Y se les recompensa socialmente. Hubiera podido utilizar una mutlitud de otros ejemplos como el de Warren Anderson, que no hace mucho todavía jugaba al golf, cuando tendría que haber sido colgado (fue condenado a muerte in absentia, pero los Estados Unidos se negaron a extraditarlo)

Tenemos a Tony Hayward, que supervisó el desastre del Golfo de México por parte de BP y que fue  « castigado » con una indemnización de entrada, de 30 millones de dólares. Y aún podríamos agregar dos adivinanzas más, que finalmente son lo mismo:

  1. ¿Cómo se le llama a alguien que pone veneno en el metro de Tokyo? Respuesta: Un terrorista.
  2. ¿Cómo se le llama a alguien que pone veneno (cianuro) en los mantos freáticos? Respuesta: Un capitalista, director general de una corporación de extracción aurífera.

Podríamos hablar de los frackers (NdT: « persona » u « organización que emplea el ‘Fracking’ o ‘Fractura Hidráulica’ »), que toman ganancias mientras envenenan el agua subterránea. Podríamos mencionar cualquier persona relacionada de alguna manera con Monsanto. Usted podría añadir más ejemplos suyos. Podría decir que « hay que escoger bien su veneno », pero este no es el caso. Los venenos son elegidos para nosotros por los envenenadores.

Una de las imágenes mas chocantes de la tragedia de Bhopal… que tuvo lugar en la noche del 3 de diciembre de 1984. Causada por la consecuente explosion de una fabrica de una filial de la firma estadounidense Union Carbide que producía pesticidas y que despidió 40 toneladas de ácidos tóxicos entre ellos principalmente el ácido cianhídrico que formaron una densa nube toxica que recorrió a ras de suelo toda la ciudad...
Una de las imágenes mas chocantes de la tragedia de Bhopal… que tuvo lugar en la noche del 3 de diciembre de 1984. Causada por la consecuente explosion de una fabrica de una filial de la firma estadounidense Union Carbide que producía pesticidas y que despidió 40 toneladas de ácidos tóxicos entre ellos principalmente el ácido cianhídrico que formaron una densa nube toxica que recorrió a ras de suelo toda la ciudad…

 

LA CAPACIDAD DE LA CIVILIZACIÓN DE DOMINAR NUESTRO SENTIDO COMÚN

No dejo de pensar en una de las declaraciones más profundamente sabias (y más a menudo ignoradas) que he leído jamás. Después de Bhopal, uno de los doctores que ayudaron a los sobrevivientes, declaró que « las corporaciones (y por añadidura, todas las organizaciones e individuos) no deberían tener el derecho de crear un veneno para el cual no hay antídoto ».

Nótese de paso, lejos de tener antídotos, nueve de cada 10 productos químicos utilizados en los plaguicidas de los Estados Unidos no se han probado completamente en términos de su toxicidad humana.

¿No es esto algo que comprendemos a la edad de 3 años? ¿No es ésa una de las primeras lecciones que nos enseñan nuestros padres? ¡No desordenes nada que no puedas luego ordenar!

Se trata de la motivación fundadora de esta cultura. Pero claro, podemos utilizar expresiones refinadas para describir el proceso de creación del saqueo que no tenemos la intención de limpiar y en muchos casos ni siquiera tenemos la capacidad de hacerlo.

Y entonces se crean frases como « el desarrollo de los recursos naturales » o el « desarrollo sustentable »  o  « el progreso técnico » (como la invención y la producción de plásticos y el ahogamiento del mundo bajo los perturbadores endocrinos, etc.) o « la extracción » o « la agricultura »  o la « revolución verde »« la alimentación del crecimiento » o « la creación de empleos » o « la construcción de imperios » o « el comercio globalizado ».

Pero la realidad física siempre es más importante que todas estas denominaciones o sus razonamientos. Y la verdad es que esta cultura está basada desde su creación hasta hoy, en la privatización de los beneficios y la externalización de los costos. En otros términos,  sobre la explotación del otro y un rastro de saqueos.

Caramba, se les llaman « sociedades de responsabilidad limitada » porque uno de sus primeros objetivos es el de limitar la responsabilidad legal y financiera de los que se llevan las ganancias de las acciones de las corporaciones, por los daños que comportan sus acciones.

Viñeta de Stephanie Mcmillan.

INTERIORIZAR LA LOCURA

Esta no es una forma de dirigir a una infancia, ni mucho menos la forma de gobernar una cultura. Eso destruye el planeta. Una parte del problema, es que la mayoría de nosotros estamos dementes, esta cultura nos ha llevado hasta ahí. No deberíamos olvidar nunca lo que RD Lain ha escrito sobre ésta locura:

« A fin de racionalizar nuestro complejo industrial-militar (y yo diría, este estilo de vida en su totalidad, incluyendo las acciones de saqueo que no tenemos la intención ni la capacidad de limpiar), debemos destruir nuestra capacidad para ver claramente lo que está justo delante y saber imaginar lo que está más allá de nuestras narices. Mucho tiempo antes que una guerra termonuclear se produzca, ya tendríamos que haber previamente destruido nuestra propia salud mental. »

« Empezamos por los niños. Es imperativo atraparles a tiempo. Sin un rápido y minucioso lavado de cerebro sus espíritus podrían ver a través nuestros sucios artificios. Los niños todavía no están dementes, pero nosotros los habremos transformado en imbéciles como a nosotros mismos, imbéciles de coeficiente intelectual elevado, si es posible. »

Todos hemos visto esto numerosas veces. Si usted le pregunta a cualquier niño razonablemente inteligente de siete años, como parar el calentamiento global causado en gran medida por la combustión del petróleo y del gas, la destrucción de los bosques, de las praderas y zonas húmedas, el responderá probablemente « ¡paren de quemar el petróleo y el gas, paren de destruir los bosques, las praderas y las zonas húmedas! ». Pero si se le pregunta a cualquier persona razonablemente inteligente de 35 años que trabaja para una gran corporación en el desarrollo sustentable, se obtendrá probablemente una respuesta primeramente a favor de la industria que paga su salario.

Una parte del proceso de lavado de cerebro que nos transforma en imbéciles, consiste en hacer que nos identifiquemos -y preocupemos – más íntimamente con el destino de esta cultura en vez del mundo físico real. Se nos enseña que la economía es el « mundo real », y que el mundo real simplemente es sólo un lugar para saquear y donde podemos verter nuestras externalidades.

¿LA NATURALEZA DEBE ADAPTARSE A NOSOTROS? ¿O NOSOTROS A LA NATURALEZA?

La mayoría de nosotros interiorizamos Esta lección tan integralmente que se nos vuelve completamente clara y transparente. La mayor parte de los ecologistas lo interiorizan. ¿Qué tienen en común la mayoría de las soluciones mainstream (« convencionales » o « de la corriente dominante ») contra el calentamiento global? Todas consideran la industrialización  como un hecho inmutable y que el mundo natural se ha de ajustar a esta industrialización.

Todos consideran al imperio como un hecho inmutable. Todas consideran la sobreexplotación como un hecho inmutable. Todo esto es literalmente una locura, en el sentido de estar fuera de contacto con la realidad física. El mundo real debe ser siempre más importante que nuestro sistema social, en parte porque sin el mundo real no se puede tener ningún  sistema social cualquiera que fuere. Es vergonzoso tener que escribir esto.

Upton Sinclair es conocido por haber dicho que es difícil hacer entender algo a alguien, cuando su trabajo depende del hecho de que no lo entienda.

Yo agregaría que es difícil de explicar algo a alguien cuando los beneficios que almacena, a través de su modo de vida extractivista y destructivo, dependen de ello. Así que de repente nos convertimos en estúpidos en lo que concierne a los desechos producidos por ésta cultura.

Cuando la gente pregunta ¿Cómo podemos parar de contaminar los océanos con plástico?, no preguntan realmente « ¿Cómo parar de contaminar los océanos con plástico? », preguntan « ¿Cómo cesar de contaminar los océanos con plástico resguardando nuestro modo de vida? »

Y cuando la gente pregunta ¿Cómo detener el calentamiento global?, está preguntando en realidad,  « ¿Cómo detener el calentamiento global sin necesidad de cambiar el actual nivel de consumo de energía? ».

Cuando preguntan de ¿Cómo hacer para tener  mantos freáticos limpios?, en realidad preguntan “¿Cómo tener agua subterránea limpia y continuar usando y esparciendo por todo el medio ambiente miles de sustancias químicas, útiles pero tóxicas ,que terminan en las aguas subterráneas? ».

La respuesta a todo esto: es imposible.

Es organico trad

EN PRIMER LUGAR DEBEMOS RECUPERAR NUESTRA CORDURA. DESPUÉS TENEMOS QUE ACTUAR.  

Mientras estaba escribiendo este ensayo sobre el saqueo causado por esta cultura, había una imagen alegórica que no podía sacarme de la cabeza. Una media docena de técnicos médicos de urgencias que están aplicando un vendaje a una persona que había sido agredida por un psicópata con un cuchillo.

El personal médico trata desesperadamente de parar la hemorragia de la persona. Todo pasa en un ambiente de presión y lleno de incertidumbre, ¿Podrán parar la hemorragia antes que la persona muera?

Pero aquí está el problema: mientras que el personal médico aplica vendajes tan pronto como es posible, el psicópata sigue apuñalando a la víctima. Y peor aún, el psicópata causa más lesiones de las que el personal puede sanar. Y el psicópata está muy bien pagado por apuñalar a la víctima, mientras que la mayoría del personal que aplica estos vendajes lo hace en su tiempo libre.

Por otro lado, la salud económica está basada en la cantidad de sangre que pierde la víctima, como en ésta cultura, donde la producción económica se mide a través de la conversión de las tierras vivas en materias primas, p. ej. Los bosques en cultivos, las montañas vivas en carbón.

¿Cómo hacer que pare la hemorragia de la víctima? Cualquier niño lo comprendería y cualquier persona sana que se preocupara más por la salud de la víctima que por la salud de la economía basada en el desmembramiento de la víctima lo comprendería. La primera cosa que se debe hacer es parar las puñaladas. Ningún vendaje será suficiente contra un asalto que se prolonga o que se acelera.

¿Qué hay que hacer al respecto de la fabricación de desechos industriales de ésta cultura? La primera etapa es parar de producir. En efecto, la primera etapa es la de recobrar nuestra salud mental, es decir, trasladar nuestra lealtad lejos de los psicópatas, y ponerla en dirección de las víctimas, en nuestro caso, el planeta, nuestra única casa.

Una vez que hayamos hecho eso, el resto son sólo detalles. ¿Cómo los paramos? Parándolos.

Derrick Jensen

 

 

Artículos relacionados:


Traducción: Santiago Perales

 

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Cancel Laisser un commentaire