web analytics

Barcos de Madera (por Uncivilized Animals)

El siguiente texto es una traducción al español del escrito "Wooden Ships" del sitio Uncivilized Animals.

Miles de millones morirán. Esta es posi­ble­mente la obje­ción más rápi­da­mente expre­sada al anarco-primi­ti­vismo : si este se pone en prac­tica, miles de millones morirán.

Solo la civi­li­za­ción puede sopor­tar una pobla­ción humana de 7 mil millones (y creciendo). No pueden haber 7 mil millones de caza­dores-reco­lec­tores. Una pobla­ción de 7 mil millones nece­sita ser emba­lada en ciudades densas como escla­vos en barcos de madera. La sola densi­dad, quiere decir que habrá una tasa de morta­li­dad signi­fi­ca­tiva, pero las criti­cas anti-primi­ti­vis­tas aparen­te­mente solo están tratando de hacer caso omiso del hecho que el barco ya se está hundiendo. No obstante, es difí­cil cele­brar la nave­ga­bi­li­dad de un barco negrero. Los anarco-primi­ti­vis­tas están sugi­riendo una suble­va­ción y posi­ble­mente una marcha atrás, pero son conse­cuen­te­mente incul­pa­dos de poner el navío entero en peli­gro y además, se ha dicho que ya hemos ido dema­siado lejos. ¿Cómo haría­mos para ater­ri­zar un barco sin el capitán?

Disposición de esclavos en un barco transportador de esclavos. (Litografia

“Dispo­si­ción de escla­vos en un barco trans­por­ta­dor de escla­vos. (lito­grafía del s. XIX). Entre un cuarto y un tercio de los escla­vos embar­ca­dos en África morían antes de llegar a América, por cada esclavo que llegaba vivo morían por el camino entre tres y cuatro más.”

Incluso aquel­los que supues­ta­mente se mues­tran sensibles a la crítica con respecto a la civi­li­za­ción como Ronald Wringht, autor de A Short History of Progress, aboga en contra de hacer tamba­lear el barco muy fuer­te­mente. Wright reco­mienda que:

“A los que no les gusta la civi­li­za­ción, y no pueden espe­rar a que esta colapse sobre su prepo­ten­cia, deberían tener en mente que no hay otra forma de mante­ner a la huma­ni­dad en su cifra actual o estado”.

Wright continúa esta posi­ción con una nota a pie de página que dice; “En pocas pala­bras, miles de millones morirían.”

Aquel­los que son menos sensibles a la critica de la civi­li­za­ción que Wringht utili­zan a menudo la pala­bra “geno­cida”, para descri­bir el ideal anarco-primi­ti­vista. El anarco-esta­tista Noam Chom­sky señaló que los primi­ti­vis­tas estan “haciendo un llamado al peor geno­ci­dio de masas en la histo­ria humana”. La resis­ten­cia es tanto desca­bel­lada como peli­grosa; mejor que espe­rar su tiempo en el vientre del barco, hay que procu­rar adap­tarse a nuevas condi­ciones.

La verdad es que los anarco-primi­ti­vis­tas estan sonando la alarma: las cosas no se mejo­ran cuando el barco de escla­vos llega al supuesto “Nuevo Mundo”. Espe­rar para actuar permite que los ries­gos aumen­ten y pone en peli­gro a un numero todavía más grande de perso­nas.

Actual­mente la civi­li­za­ción cuenta con 7 mil millones de rehenes. Cualquiera que busque distur­bar las maqui­na­ciones de la civi­li­za­ción es acusado de poner esos rehenes en riesgo. Pero la civi­li­za­ción es un faná­tico que no está buscando llegar a un acuerdo. Los rehenes nunca serán libe­ra­dos; en la situa­ción actual, muchos de ellos ya mues­tran sínto­mas de quererse aliar con su secues­tra­dor. En efecto, a medida que la pobla­ción humana aumenta, la civi­li­za­ción reclama un numero aún mayor de perso­nas. Pronto los anarco-primi­ti­vis­tas serán proba­ble­mente acusa­dos de poner a 8 o 9 mil millones de perso­nas en riesgo. “Miles de millones morirán”,  adver­tirán las criti­cas. Ronald Wringht expli­caba que a medida que la civi­li­za­ción avanza, esta “se va desha­ciendo de los peldaños por los que va pasado” y por ello inevi­ta­ble­mente  le espera un salto ater­ra­dor y dolo­roso (o quizá una caída) de vuelta a un estilo de vida sano.

A pesar de todo, la suble­va­ción conti­nua siendo la mejor ruta de acción, aún sabiendo muy bien que no todos sobre­vi­virán; noso­tros no desea­mos ir a donde este barco se está diri­giendo.

ligne-sep

Lectu­ras rela­cio­na­das :


Traduc­ción-Edición ; Santiago Perales.

Share

Be the first to comment on "Barcos de Madera (por Uncivilized Animals)"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*