folder Archivado en Alienación, Antiprogresismo, Civilizacion, Fabrica del consenso, Sobrepoblación, Sociedad Tecnoindustrial, Urbanización
Barcos de Madera (por Uncivilized Animals)
comment 0 Comments
El siguiente texto es una traducción al español del escrito "Wooden Ships" del sitio Uncivilized Animals.

Miles de millones morirán. Esta es posi­ble­mente la obje­ción más rápi­da­mente expre­sada al anarco-primi­ti­vismo : si este se pone en prac­tica, miles de millones morirán.

Solo la civi­li­za­ción puede sopor­tar una pobla­ción humana de 7 mil millones (y creciendo). No pueden haber 7 mil millones de caza­dores-reco­lec­tores. Una pobla­ción de 7 mil millones nece­sita ser emba­lada en ciudades densas como escla­vos en barcos de madera. La sola densi­dad, quiere decir que habrá una tasa de morta­li­dad signi­fi­ca­tiva, pero las criti­cas anti-primi­ti­vis­tas aparen­te­mente solo están tratando de hacer caso omiso del hecho que el barco ya se está hundiendo. No obstante, es difí­cil cele­brar la nave­ga­bi­li­dad de un barco negrero. Los anarco-primi­ti­vis­tas están sugi­riendo una suble­va­ción y posi­ble­mente una marcha atrás, pero son conse­cuen­te­mente incul­pa­dos de poner el navío entero en peli­gro y además, se ha dicho que ya hemos ido dema­siado lejos. ¿Cómo haría­mos para ater­ri­zar un barco sin el capitán?

Disposición de esclavos en un barco transportador de esclavos. (Litografia
“Dispo­si­ción de escla­vos en un barco trans­por­ta­dor de escla­vos. (lito­grafía del s. XIX). Entre un cuarto y un tercio de los escla­vos embar­ca­dos en África morían antes de llegar a América, por cada esclavo que llegaba vivo morían por el camino entre tres y cuatro más.”

Incluso aquel­los que supues­ta­mente se mues­tran sensibles a la crítica con respecto a la civi­li­za­ción como Ronald Wringht, autor de A Short History of Progress, aboga en contra de hacer tamba­lear el barco muy fuer­te­mente. Wright reco­mienda que:

“A los que no les gusta la civi­li­za­ción, y no pueden espe­rar a que esta colapse sobre su prepo­ten­cia, deberían tener en mente que no hay otra forma de mante­ner a la huma­ni­dad en su cifra actual o estado”.

Wright continúa esta posi­ción con una nota a pie de página que dice; “En pocas pala­bras, miles de millones morirían.”

Aquel­los que son menos sensibles a la critica de la civi­li­za­ción que Wringht utili­zan a menudo la pala­bra “geno­cida”, para descri­bir el ideal anarco-primi­ti­vista. El anarco-esta­tista Noam Chom­sky señaló que los primi­ti­vis­tas estan “haciendo un llamado al peor geno­ci­dio de masas en la histo­ria humana”. La resis­ten­cia es tanto desca­bel­lada como peli­grosa; mejor que espe­rar su tiempo en el vientre del barco, hay que procu­rar adap­tarse a nuevas condi­ciones.

La verdad es que los anarco-primi­ti­vis­tas estan sonando la alarma: las cosas no se mejo­ran cuando el barco de escla­vos llega al supuesto “Nuevo Mundo”. Espe­rar para actuar permite que los ries­gos aumen­ten y pone en peli­gro a un numero todavía más grande de perso­nas.

Actual­mente la civi­li­za­ción cuenta con 7 mil millones de rehenes. Cualquiera que busque distur­bar las maqui­na­ciones de la civi­li­za­ción es acusado de poner esos rehenes en riesgo. Pero la civi­li­za­ción es un faná­tico que no está buscando llegar a un acuerdo. Los rehenes nunca serán libe­ra­dos; en la situa­ción actual, muchos de ellos ya mues­tran sínto­mas de quererse aliar con su secues­tra­dor. En efecto, a medida que la pobla­ción humana aumenta, la civi­li­za­ción reclama un numero aún mayor de perso­nas. Pronto los anarco-primi­ti­vis­tas serán proba­ble­mente acusa­dos de poner a 8 o 9 mil millones de perso­nas en riesgo. “Miles de millones morirán”,  adver­tirán las criti­cas. Ronald Wringht expli­caba que a medida que la civi­li­za­ción avanza, esta “se va desha­ciendo de los peldaños por los que va pasado” y por ello inevi­ta­ble­mente  le espera un salto ater­ra­dor y dolo­roso (o quizá una caída) de vuelta a un estilo de vida sano.

A pesar de todo, la suble­va­ción conti­nua siendo la mejor ruta de acción, aún sabiendo muy bien que no todos sobre­vi­virán; noso­tros no desea­mos ir a donde este barco se está diri­giendo.

ligne-sep

Lectu­ras rela­cio­na­das :


Traduc­ción-Edición ; Santiago Perales.

Anti-civilización Civilización Sociedad de Masas Sociedad Tecno-industrial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario