web analytics

No, la “civilización” no es algo bueno (por Eric Mcbay)

200px-Aric_McBay

Traducción del articulo “What is civilisation?” redactado por Eric Mcbay, un escritor, activista ecologista y agricultor biológico de Ontario, Canada. Mcbay participó en la creación del movimiento ecologista DGR – Deep Green Resistance.

 

 

 

 


Hay muchas personas que cuando oyen decir a otros de “ponerle fin a la civilización”, automáticamente responden de diferentes formas negativas, en razón de las connotaciones positivas asociadas a la palabra “civilización”. El siguiente texto es un intento para esclarecer y describir lo que la palabra “civilización” significa:

Si busco en el diccionario la definición común en usanza de “civilización”, esto es lo que encuentro (NdT: incluyendo igualmente las definiciones que aparecen en los diccionarios de francés y castellano, para este termino):

Civilización :

1: Una sociedad en un avanzado estado de desarrollo social (e.g., con complejas organizaciones legales, políticas y religiosas); “el pueblo lentamente progresó del barbarismo a la civilización”.

2: El proceso social mediante el cual las sociedades consiguen la civilización.

3: Una sociedad particular en una época y lugar particular; “la arcaica civilización Maya” [sinónimo: cultura]

4: La cualidad de excelencia en el pensamiento en la educación y el gusto; “un hombre con refinamiento intelectual”; “él es recordado por su generosidad y civilización” [i]

Los sinónimos incluyen “avance, instrucción, cultura, desarrollo, edificación, educación, encumbramiento, ilustración, iluminación, modales, progreso” y “refinamiento..”

[ Definición en francés del diccionario Larousse:

1. Acción de civilizar un país, un pueblo, de perfeccionar las condiciones materiales y culturales en las que vive un pueblo (i.e, salir de un estado natural, o primitivo): La civilización de la Galia por los Romanos.

2. Estado de desarrollo económico, social, político y cultural que han conseguido ciertas sociedades y que es considerado como un ideal a alcanzar por los demás. 

3. Conjunto de características propias a la vida intelectual, artística, moral, social y material de un país o de una sociedad : La civilización de los incas.

Entre los sinónimos encontramos : “avance, evolución, cultura, humanismo, mundo, perfeccionamiento, progreso”

Definición en castellano del diccionario de la Real Academia Española:

1. f. Conjunto de costumbres, saberes y artes propio de una sociedad humana. La civilización china, occidental.

2. f. Estadio de progreso material, social, cultural y político propio de las sociedades más avanzadas. Los beneficios de la civilización.

3. f. Acción y efecto de civilizar.

Sinónimos ; “cultura, educación, instrucción, ilustración, enseñanza, progreso, adelanto, perfección”. Antónimos : “Barbarie, retraso” ]

Huelga decir que las personas que redactan los diccionarios son en sí gente“civilizada” – ciertamente esto ayuda a explicar porqué se definen a sí mismos en términos tan halagadores. Tal y como Derrick Jensen plantea, “puedes imaginar a las personas que redactan los diccionarios describiéndose voluntariamente de miembros de una sociedad baja, no desarrollada o retrograda?” [1]

CV1

“La Francia podrá aportar libremente la civilización al Marruecos, la riqueza y la paz” (Le Petit Journal)  –  “Progreso de la civilización  de Enero de en África. Informe presentado a la Sociedad de Geografía de Lyon, en la solemne sesión de 1883, por el presidente de la sociedad M. Louis DESGRAND “

Por el contrario, entre los antónimos de “civilización”: “barbarismo, salvajismo, brutalidad, naturaleza.” Estas son las palabras que las personas civilizadas utilizan para referirse a los que consideran como estando fuera de la civilización – particularmente, los pueblos indígenas. “Barbaros”, proviene de una expresión griega que designa a los “no-griegos, extranjeros”. La palabra “salvaje-salvajismo” viene del latín “silvaticus” que significa “relativo a la selva, perteneciente a los bosques, silvestre” (sin domesticar,o sin ser cultivado). Tales orígenes etimológicos parecen bastante inofensivos, pero es muy esclarecedor ver el uso que las personas han aplicado a estas palabras (NdT: incluyendo las definiciones que aparecen en los respectivos diccionarios en francés y castellano, para estos términos):

barbarie

1. La cualidad de ser terriblemente cruel e inhumano [sinónimos: atrocidad, atroz, crueldad, maldad]

2. acto brutal, barbaro y salvaje [sinónimos: brutalidad, barbarismo, salvajismo] [ii]

[ En francés:

1. Que actúa con crueldad, salvajismo : Esos barbaros masacraron a millones de inocentes.

En castellano:

1. f. Falta de cultura o civilidad.

2. f. Fiereza, crueldad. ]

salvajismo

1. La cualidad o condición de ser salvaje.

2. Un acto de violento y cruel.

3. Comportamiento salvaje o natural; barbarie.. [iii]

[ En francés:

1. Literario. Cualidad de alguien o algo que evita el contacto humano

2. Cualidad de alguien, de su comportamiento barbaro, feroz, cruel hacia los demás : Un crimen de un salvajismo extremo.

En castellano:

1. m. Modo de ser o de obrar propio de los salvajes. 

2. m. Cualidad de salvaje. [salvaje : adj. Dicho de una planta: Que ha crecido sin ser cultivada. Hiedra salvaje ; adj. Dicho de un animal: No domesticado, feroz ; adj. Dicho de un terreno: Montañoso, aspero y no cultivado ; adg. Primitivo o no civilizado. Apl. a pers., u. t. c. s.  ;  adj. Falto de educación o ajeo a las normas sociales, U. t. c. s. ; adj. coloq. Cruel o inhumano. Le pusieron un castigo salvaje ;  adj. colq. Dicho de una actitud o de  una situación: Que no está controlada o dominada.]

Estas asociaciones de crueldad con los incivilizados son, no obstante, en flagrante contradicción con los registros históricos de las interacciones entre civilizados y pueblos indígenas.

cv2

“Plan de colonización de las posesiones francesas en el África occidental, mediante la civilización de los negros indígenas… Por L.B Bautefeuille, abogado de la corte real de  París antiguo miembro de la Sociedad colonial filantrópica de Capo Verde, París a Palacio Real 1830.” – Libro a diestra: “Gobierno modelo para la colonización de Argel y la civilización de la África”.

 

En efecto, tomemos uno de los más célebres ejemplos de “contacto” entre civilizados e indígenas. Cuando Cristóbal Colón llegó a las “Américas” anotó que había quedado impresionado por los pueblos indígenas, escribiendo en su diario que eran “desnudos como el día que nacieron…. con la misma inocencia que los animales… son gentiles, ignoran el mal, el asesinato, el robo…”

Entonces decide que “Serían unos criados magníficos. […] Con cincuenta hombres los subyugaríamos a todos y con ellos haríamos lo que quisiéramos.”

En 1943, con el permiso de la corona española, se proclamó “virrey y gobernador” del Caribe y las Américas. Se instaló en la isla hoy dividida entre Haití y la República Dominicana y comenzó sistemáticamente a esclavizar y exterminar la población indígena. (Los pueblos Taínos no eran civilizados, contrariamente a los civilizados Incas de América Central que también fueron invadidos por los conquistadores). En 3 años lograron reducir la población indígena de 8 millones o 3 millones. En 1514 sólo quedaban 22.000 indígenas, y después de 1542 fueron considerados extintos…[2]

El sistema de explotación instituido por Cristóbal Colón al rededor de 1495, fue una forma simple y brutal para la consecución de la codicia española por el oro, al mismo tiempo que satisfaciendo su repugnancia por el trabajo. Cada Taíno de más de 14 años debía proporcionar a sus amos una cierta cantidad de oro cada tres meses (o, en áreas con no tanta abundancia en oro, 11.3 kg de algodón hilado; los que lo lograban recibían una ficha (identificador) que se colgaban al cuello como prueba de que habían pagado; los que fracasaban eran “castigados” – les cortaban las manos y los dejaban desangrarse hasta la muerte.. [3]

spanishempire021

Más de 10.000 personas fueron acecinadas en esta forma durante el gobierno de Colón. En innumerables ocasiones, estos invasores civilizados cometían tortura, violaciones y masacres. Los Españoles:

apostaban a quién era capaz de partir a un hombre en dos, o cortar su cabeza de un solo tajo; o quién le pudiera abrir los intestinos. Arrancaban a los bebes del vientre de sus madres, se los tiraban a los pies y les destruían sus cabezas contra la roca… con sus espadas cortaban los cuerpos de otros bebes, así como el de sus madres y de todo aquél que pasaba delante de ellos…[4]

En otra ocasión:

Un español… repentinamente tiró su espada. Entonces la centena de hombres hizo lo mismo y comenzaron a desgarrar los vientres, a cortar y a matar — eran hombres, mujeres, niños, ancianos, quienes estaban sin defensa y atemorizados… Y en un santiamén, ninguno de ellos quedo con vida. Los españoles entraron entonces en la gran casa que se situaba a un lado, ya que todo había sucedido al exterior, y de la misma forma, se pusieron a cortar y a matar tanto como pudieron, corrían ríos de sangre como si de vacas degolladas se tratase…[5]

Este patrón -unilateral- de crueldad y maldades inexcusables y sin provocación, se repite en innumerables interacciones entre civilizados y pueblos indígenas en el curso de la historia.

El fenómeno esta muy documentado en el excelente libro de “Ward Churchill A Little Matter of Genocide: Holocaust and Denial in the Americas, 1492 to the Present, dans The Conquest of Paradise: Christopher Columbus and the Columbian Legacy de Kirkpatrick Sale”, y en Entierra mi corazón en Wounded Knee: una historia Indigena del Oeste Americano” escrito por Dee Brown. Los libros de Farley Mowat, particularmente Walking on the Land, Mœurs et coutumes des Esquimaux caribous”, yThe Desperate People”, documentan esto enfatizando sobre las regiones del Norte y Ártico de América .También están los excelentes libros de Howard Zinn en “La otra historia de los Estados Unidos: Desde 1492 hasta el presente”  y “Voces de la otra historia de Estados Unidos. La increíble trilogía “Memoria del fuego” de Eduardo Galeano cubre estos temas también, con un enfoque en Latino América (en esta épica trilogía se examinan numerosos relatos de injusticias y revueltas). El libro de Jack D. Forbes “Columbus and Other Cannibals: The Wétiko Disease of Exploitation, Imperialism and Terrorism” es muy recomendado al igual que el de Jared Diamond “Guns, Germs and Steel: The Fates of Human Societies” con cuyas premisas y planteamiento, no obstante, no concuerdo.

De las mismas formas que atacaban a los pueblos indígenas, los civilizados perpetraban sistemáticamente sus ataques contra los animales no-humanos y las especies de plantas, que eran barridos (a veces deliberadamente) aún cuando no las necesitasen para alimentarse; simplemente se trataba de un deporte sanguinario. Para saber más sobre esto, existen libros grandiosos y devastadores como el de Farley Mowat “Sea of Slaughter(Una mar de masacre), o  “A Green History of the World: The Environment and the Collapse of Great Civilizations”(Una historia verde del mundo: El medio ambiente y el colapso de las grandes civilizaciones) de  Clive Ponting (que también examina la historia antes de la civilización y el colonialismo europeo)…

Con tal historia de atrocidades en nuestras mentes, deberíamos (si todavía no lo hacemos) parar de usar la propaganda definiendo a los civilizados como “buenos” y los incivilizados como “malos”, y buscar definiciones más correctas y útiles. Los antropólogos y otros pensadores han propuesto un cierto numero de definiciones menos parciales de la “civilización”.

El antropólogo de siglo XIX, E.B. Tylor definió la civilización como; “la vida en las ciudades organizada por un gobierno y facilitada por escribas (i.e, el uso de la escritura). En estas sociedades, señaló que existe una; “plusvalia” de recursos, que puede ser intercambiada (comercializada a través de la guerra o la explotación) y que permite la especialización en las ciudades”…

 Oferta incomoda

El activista y escritor contemporáneo Derrick Jensen, habiendo reconocido los serios errores en la definición popular de “civilización” del diccionario, escribe:

Yo definiría a una civilización más precisamente, y creo que de manera mas útil, como una cultura compuesta por un complejo de historias, instituciones y artefactos que se basan y emergen del crecimiento de las ciudades (para civilización, ver civil: de civis, que significa ciudadano, del latín civitatis, que a su vez significa estado o ciudad), las ciudades siendo definidas – así como diferenciadas de campos, aldeas – como los lugares donde la gente vive más o menos de forma permanente en un solo lugar en grandes concentraciones (densidades) lo suficientemente grandes para adquirir una rutinaria importación de alimento y otras necesidades vitales…” [6]

Jensen observa igualmente que ya que las ciudades necesitan crecer e importar tales necesidades vitales, estas deben crear también unos sistemas para la perpetua centralización de recursos, llevando “a una creciente región de insustentabilidad rodeada de zonas rurales cada vez más explotadas…”

© www.toonsup.com/mark

El antropólogo contemporaneo  John H. Bodley escribió que : “La función principal de la civilización es la de organizar la superposición de redes sociales ideológicas, políticas, económicas, militares y de poder, que benefician de manera diferenciada a los hogares privilegiados..” [7] Dicho de otro modo, las instituciones de la civilización como las iglesias, las corporaciones y los ejércitos, existen y son utilizadas con el propósito de canalizar los recursos y el poder a las manos de los dirigentes y la elite.

El historiador y sociólogo del siglo XX, Lewis Mumford, escribió una de mis definiciones preferidas de la civilización, esta es fulminante y sucinta. El usa el termino civilización :

Para designar al grupo de instituciones que inicialmente comenzó a tomar forma bajo las monarquías . Sus características principales, constantes pero en proporciones variables a través de la historia, son la centralización del poder político, la división en clases, la división del trabajo de por vida, la mecanización de la producción, la expansión del poder militar, la explotación económica de los débiles y la introducción universal de la esclavitud y del trabajo impuesto para fines industriales y militares..[8]

Tomando en cuenta distintas definiciones antropológicas e históricas, podemos hacer un listado de algunas propiedades comunes a las civilizaciones (y en oposición a los grupos indígenas):

  • Gente viviendo en asentamientos permanentes, y la mayoría en ciudades.
  • La sociedad depende en gran escala de la agricultura (a fin de mantener las necesidades de las densas poblaciones urbanas y no productoras de comida).
  • La sociedad tiene dirigentes y una forma de “aristocracia” con poderes políticos, económicos y militares centralizados y que existen mediante la explotación de las masas de gente.
  • La elite (y otros posiblemente) hacen uso de la escritura y las matemáticas (números) para hacer un seguimiento de las mercancías y los botines de guerra, etc.
  • Hay esclavitud y trabajo impuesto ya sea por medio del uso de la fuerza física o mediante coacción económica y la violencia (por la que la población es excluida y privada sistemáticamente de todo aquello ajeno a la economía asalariada)..
  • Existen grandes ejércitos y guerra institucionalizada.
  • La producción es mecanizada, ya sea mediante el uso de máquinas físicas o a través de la utilización de la fuerza de trabajo humana como si de elementos mecánicos se tratara.
  • Existen importantes y complejas instituciones a fin de controlar y mediar el comportamiento de las personas, mediante la educación/aprendizaje y del moldeo de su visión del mundo(escuelas e iglesias), de su relación con las demás personas , con lo desconocido y con el mundo natural (iglesias y religiones organizadas).

Alfonso

 

El antropólogo Stanley Diamond destacó el lazo que une a todos estos atributos de la siguiente manera ; “La civilización resulta de la conquista en el extranjero y de la represión domestica”[9]

El denominador común o patrón recurrente a estos lazos, es el control. La civilización es una cultura de control. En las civilizaciones, una minoría de personas controla a la mayoría de la población mediante las instituciones propias a la civilización [NdT: sin olvidar las palabras de Voltaire; “Un país bien organizado es aquel en el que una pequeña minoría hace trabajar a la mayoría, se hace alimentar por ella, y la gobierna”]. Si las personas se encuentran mas allá de las fronteras de la civilización, entonces el control vendrá bajo la forma de militarización o misionarios (especialistas religiosos o técnicos). Si las poblaciones a controlar se encuentran en las ciudades, en el seno mismo de la civilización, el control podrá tomar la forma de una militarización domestica (i.e, la policía). No obstante, es más barato y manifiestamente menos violento el condicionar ciertos comportamientos mediante religión organizada, la escuela o los medios de comunicación y otros medios conexos, en vez del uso de fuerza bruta (que requiere de una cuantiosa inversión en armamento, vigilancia y en trabajo).

[NdT: “el proceso de civilización y el -su- progreso no constituyen conquistas efectuadas de una vez y por todas, sino bienes preciosos que requieren una continua y atenta vigilancia, el filosofo de la ilustración escocesa Adam Ferguson, observa que para este fin, la propiedad privada y la división del trabajo, representan los dos principales motores de la civilización, que a su vez portan necesariamente consigo, los inconvenientes de la desigualdad y del conflicto social, y contraen los gérmenes de la decadencia y corrupción en que se anidan las sociedades civiles (Meek 1976)” ~ cf. Dizionario Di Antropologia Zancichelli]

Estos elementos alcanzan su función máxima con el control económico y agrícola. Si controlas la cadena de abastecimiento en alimentos y las otras necesidades vitales, la gente no tiene otra opción que la de obedecer o morir. La supervivencia de la gente al interior de las ciudades inherentemente depende de los sistemas de aprovisionamiento en alimentos controlados por los dirigentes para sobrevivir, ya que en la definición comúnmente aceptada de “ciudad”, se refiere a una población que es lo suficientemente densa para requerir de la importación de alimentos.

Para llegar a un grado más elevado de control, las elites gobernantes combinaron el control de la producción alimentaria y la agricultura, con un condicionamiento especifico que refuerza su supremacía. En la dominante sociedad capitalista, los ricos controlan la canalización de alimentos y los elementos esenciales, al igual que los contenidos en los medios de comunicación y los programas escolares. La escuela y el trabajo sirven como procesos de selección: aquellos que demostraron su habilidad para incorporarse y cooperar con los que están en el poder, comportándose apropiadamente y ejecutando lo que se les pide hacer en el trabajo y la escuela, tienen acceso a empleos mejor remunerados y menos agotadores. Aquellos que no pueden o no quieren obedecer, son excluidos del acceso cómodo a la comida y los elementos esenciales (pudiendo acceder sólo a empleos de baja categoría), y deben trabajar muy duro para sobrevivir, o directamente caer bajo el umbral de la pobreza. La gente que constituye la cima de esta jerarquía generalmente se mantiene a salvo de las violencias económicas y físicas impuestas a los de abajo. Un sistema de explotación altamente racionalizado como este, ayuda a aumentar la eficacia general del sistema mediante la reducción de las oportunidades de resistencia o de sublevación del vulgo.

Los mecanismos de propaganda de los medios de comunicación han convencido a la mayoría de la gente que este sistema es de alguna forma “natural” o “necesario” – pero, por supuesto, en tanto que sistema es a la vez completamente artificial y es el resultado directo de las acciones [iniciativas, medidas, decisiones, intervenciones etc.:NdT] de aquellos en el poder (y de la inacción u omisión de aquellas personas que creen beneficiarse de él, o se les impide actuar por medio de la violencia o la amenaza).

Freud

En contraposición a la idea según la cual la cultura dominante es algo “natural”, no es cierta, los seres humanos han vivido en grupos pequeños, ecológicos, participativos e igualitarios durante más del 99% de la historia de la humanidad.

Existen una multitud de libros y artículos que comparan civilización y sociedades indígenas. Algunos de los cuales son : “My name is Chellis and I’m in recovery from western civilization” de Chellis Glendinning, una obra magnifica y muy accesible. El extracto titulado “A Lesson in Earth Civics” consultable en linea. Ella también es la autora de varios libros que incluyen “When Technology Wounds: The Human Consequences of Progress”. El libro de John Zerzan “Against Civilization: Readings and Reflections” una recopilación de extractos de autores de todo el mundo. “The Culture of Make Believe” de Derrick Jensen, donde hace una cronica de los odios y violencias que han convulsionado a nuestro planeta, siguiéndoles las pista hasta sus fundamentos en el imperialismo, esclavitud, la emergencia del capitalismo global y las ideologías de posesión y consumo, “Stone Age Economics” de Marshall Sahlin es un clásico detallado en la misma dirección. El ensayo “The Original Affluent Society” disponible en muchos sitios.

El libro del antropólogo Stanley Diamond “In Search of the Primitive: A Critique of Civilization”
es altamente recomendable, al igual que “The Primitivist Critique of Civilization” de Richard Heinberg disponible también en muchos sitios, de los cuales “Primitivism” y “eco-action.org”

Lo que puedemos encontrar en estas fuentes, es una explicación de cómo lo común en las sociedades humanas eran las comunidades igualitarias y ecológicas durante generaciones, y que lo que es monstruoso y aberrante son las civilizaciones.

La vida en el seno del controlado mundo de la civilización es una inherente experiencia traumática, aunque el nivel de trauma varía según las circunstancias personales y los grados de privilegio que las diferentes personas ostentan dentro de la sociedad. Derrick Jensen explica muy claramente esto en su increíble libro “A Language Older Than Words” al igual que Chellis Glendinning en la obra que he mencionado anteriormente.

La inherente insustentabilidad ecológica de las civilizaciones es otro importante tema que ampliaremos más adelante, particularmente en escritos sobre las ciudades y la industria.

  • Fuentes :

[1] Jensen, Derrick, Unpublished manuscript..

[2] I owe many of the sources in this section to the research of Ward Churchill. The figure of 8 million is from chapter 6 of Essays in Population History, Vol.I by Sherburn F. Cook and Woodrow Borah (Berkeley: University of California Press, 1971). The figure of 3 million is from is from a survey at the time by Bartolomé de Las Casas
covered in J.B. Thatcher, Christopher Columbus, 2 vols. (New York: Putnam’s, 1903-1904) Vol. 2, p. 384ff. They were considered extinct by the Spanish census at the time, which is summarized in Lewis Hanke’s The Spanish Struggle for Justice in the Conquest of America (Philapelphia: University of Pennsylvania Press, 1947) p. 200ff.

[3] Sale, Kirkpatrick. The Conquest of Paradise: Christopher Columbus and the Columbian Legacy (New York: Alfred A. Knopf, 1990) p. 155.

[4] de Las Casas, Bartolomé. The Spanish Colonie: Brevísima revacíon (New York: University Microfilms Reprint, 1966).

[5] de Las Casas, Bartolomé. Historia de las Indias, Vol. 3, (Mexico City: Fondo Cultura Económica, 1951) chapter 29.

[6] Jensen, Derrick, Unpublished manuscript.

[7] Bodley, John H., Cultural Anthropology: Tribes, States and the Global System. Mayfield, Mountain View, California, 2000.

[8] Mumford, Lewis. Technics and Human Development, Harcourt Brace Jovanovich, New York, 1966. p. 186.

[9] Diamond, Stanley, In Search of the Primitive: A Critique of Civilization, Transaction Publishers, New Brunswick, 1993. p. 1.

[i] WordNet ® 2.0, 2003, Princeton University

[ii] The American Heritage Dictionary of the English Language, Fourth Edition, 2000, Houghton Mifflin Company.

[iii] Ibid.

Aric McBay

NdT: En la misma ola de autores, como los citados por Eric Mcbay, se recomiendan las lecturas de los antropólogos David Graeber y James C. Scott, etc. De igual manera son accesibles, en el sitio de Le Partage, traducciones de artículos y extractos de obras etc, que ahondan en la explicación sobre la nocividad histórica e intrínseca del termino “civilización” así como el de (su) “progreso”; cómo la civilización lo ha permitido, y porqué ha sido la causa de una multitud de problemas de gran gravedad que hoy están amenazando la vida en la Tierra, resultando en el comienzo de la sexta extinción en masa, la consecuente perpetración de la opresión, explotación, contaminación y destrucción ecológica …

Algunas obras consultables :

Entre otros.


Traducción – Edición; Santiago Perales

Share

Be the first to comment on "No, la “civilización” no es algo bueno (por Eric Mcbay)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*