folder Archivado en Anti-industrialismo, Antiprogresismo, Contaminación, Desastre Tecnocratico, Ecocidio, Ecología / Medioambiente, Extinción en masa, Océanos, Salud
El nivel atmosférico de carbono acaba de llegar al punto de irreversibilidad (por Julian Langer)
comment One Comment
Este artículo contiene las traducciones idiomáticas de un artículo originalmente publicado por el excelente sitio Return to now, y de otro a titulo complementario originalmente publicado por el sitio MOTHERBOARD, exponiendo ambos el mismo tema.

No es el “fin del mundo”, es sólo el fin del mundo como lo cono­ce­mos… y quizá eso es algo bueno.

Risultati immagini per oso polar sobre hielo

 

Los niveles atmos­fe­ri­cos de carbono llega­ron a lo que algu­nos cientí­fi­cos deno­mi­nan como Tipping Point (“punto de inflexión, irre­ver­si­bi­li­dad…”) –, este es el punto a partir del cual ninguna reduc­ción en la canti­dad de gases a efecto inver­na­dero nos salvará de un poten­cial calen­ta­miento global catas­tró­fico.

El mes de Marzo marcó la primera vez en que los niveles de carbono se mantu­vie­ron igual o super­iores a los 400 ppm (Partes por millón) durante un mes conse­cu­tivo, y como para fines del mes de septiembre (cuando por lo gene­ral los niveles de carbono dismi­nuyen), el Scripps Insti­tute of Ocea­no­gra­phy (“Insti­tuto de Ocea­no­grafía Scripps”) predice que no volve­re­mos a ver un prome­dio mensual por debajo de los 400 ppm en todo el año o “inde­fi­ni­da­mente” (NdT: predic­ción fundada en la obser­va­ción de los niveles de CO2 del Obser­va­to­rio de Mauna Loa en Hawaii, seguida muy aten­ta­mente desde 1958).

La última vez que los niveles de CO2 estu­vie­ron a estos niveles – hace al menos 4 millones de años – los huma­nos no existían, advierte una orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal medioam­bien­tal llamada 350.org, que señala que unos niveles de CO2 super­iores a 350 ppm son insus­ten­tables a largo plazo.

Si bien no esta claro cómo los niveles super­iores de carbono puedan causar que el ser humano deje otra vez de exis­tir, los cientí­fi­cos han estado advir­tiendo desde hace mucho tiempo sobre la inmi­nente aproxi­ma­ción a los 400 ppm como una “señal aminosa” de estos tiem­pos.

¿¿Ciao Mundo??

“Es una semana espec­ta­cu­lar para el fin del mundo, ya que oficial­mente hemos empujado los niveles atmos­fé­ri­cos de carbono más allá del temido limite de 400 partes por millón – de forma perma­nente”, escri­bió la semana pasada Sarah Emer­son en un artí­culo para Vice titu­lado Good­bye World: We’ve Passed the Carbon Tipping Point For Good (“Adios Mundo: Hemos cruzado el punto de inflexión de forma perma­nente”).”

 

conmtamiancionnn

Tras enume­rar algu­nos de las terribles conse­cuen­cias de nues­tro nuevo punto de refe­ren­cia de CO2 – una tasa de extin­ción de espe­cies sin prece­dentes, pertur­ba­ción de la cadena alimen­ta­ria, aumento del nivel del mar, mega­tor­men­tas, acidi­fi­ca­cion ocea­nica y blanquea­miento de las barre­ras de coral – Emer­son propone un “lado posi­tivo” – que este nuevo récord podría ser el punto en el que “toque­mos fondo”, el punto que impulse a las perso­nas a actuar.

Y no se equi­voca – en la histo­ria de nues­tra cultura de destruc­ción rampante del mundo vivo, este es un momento parti­cu­lar­mente alec­cio­na­dor y de reflexión – pero no estoy  de acuerdo con el uso que hace de la pala­bra “perma­nente”, y su suge­ren­cia de que el mundo se está acabando.

No es la única que lo menciona. Exis­ten muchos titu­lares – aquí, aquí y aquí – que dicen que hemos golpeado el punto de “no retorno”, pero nadie ha dicho lo que signi­fica el “no poder retor­nar”. Por su puesto que no podre­mos regre­sar al estilo de vida en el que hemos vivido los últi­mos 200 años,  y tal vez incluso al de los últi­mos 10.000 años, pero no porque la civi­li­za­ción se esté acabando, equi­valga a que la Tierra, e incluso algu­nos huma­nos, no podrán seguir sin ella.

Consi­dero que es sólo honesto reco­no­cer la deso­la­ción de la situa­ción actual. Todo el fenó­meno anarquista-nihi­lista – al que cada vez más de noso­tros dentro del entorno “radi­cal” resulta iden­ti­fi­carse – está fundado sobre el abso­luto desastre que es la civi­li­za­ción, espe­cial­mente la civi­li­za­ción indus­trial. Los izquier­dis­tas, dere­chis­tas, ambien­ta­lis­tas, libe­rales, femi­nis­tas, paci­fis­tas, y lo que sea – todos estos grupos han dejado pasar actos coti­dia­nos de destruc­ción ecoló­gica prác­ti­ca­mente sin oposi­ción. Han peleado por victo­rias menores y tempo­rales, que han servido para paci­fi­car­nos respecto a perdi­das perma­nentes.

Pero tal vez admi­tir la seve­ri­dad de nues­tro futuro, sea el primer paso para cambiarlo. Derrick Jensen señala que “cuando la espe­ranza muere, la acción comienza”.

“Algo mara­villoso ocurre cuando pierdes la espe­ranza, prime­ra­mente te das cuenta que nunca la nece­si­taste. Te das cuenta que perder la espe­ranza no te mata. Ni siquiera te vuelve menos efec­tivo. De hecho, te vuelve mas efec­tivo, ya que dejas de depen­der de alguien o algo mas para que resuelva tus proble­mas — dejas de espe­rar que tus proble­mas de alguna manera se resuel­van mediante asis­ten­cia magica de Dios, la Gran Madre, el Sierra Club, de los valientes cuida­dores de arboles, el bravo salmon, o incluso la Tierra misma — y entonces tan solo comien­zas a hacer lo que sea nece­sa­rio para resol­ver tales proble­mas por ti mismo”.

“La civi­li­za­ción está fallando en todos los niveles, en cada esfera y su fracazo se equi­para en gran medida con el fracazo de la tecno­logía misma … el sistema global se mues­tra no tener respuesta en abso­luto”, escribe John Zerzan en su libro – Why Hope? (“¿Porqué la espe­ranza?”).

Risultati immagini per why hope john zerzan

Es cada vez más probable que para el 2030, la economía mundial colapse, arras­trando consigo las insti­tu­ciones que contri­buyen al colapso ecoló­gico inmi­nente (si tene­mos suerte).

Si acep­ta­mos los argu­men­tos de los paleontó­lo­gos (lo que perso­nal­mente hago), la Tierra ya ha enfren­tado 5 extin­ciones masi­vas, como la que esta­mos viviendo hoy. Durante cada una de estas, innu­me­rables formas de vida lucha­ron contra la situa­ción y super­a­ron las “impo­sibles” condi­ciones por las que atra­ve­sa­ron, sin impor­tar la “vague­dad” que les depa­rase el futuro. Lucha­ron por la vida y se afana­ron a vivir tanto como les fue posible. ¿Porqué debiera ser dife­ren­te­mente? Como indi­can los situa­cio­nis­tas“¡sé realis­tas, pide lo impo­sible!”

Si aban­do­na­mos la espe­ranza depo­si­tada en poderes exte­riores a noso­tros y empe­za­mos a tomar acciones reales, final­mente pode­mos ponerle un alto a esta cultura de muerte que se mantiene funcio­nando aún en su última etapa, y  tal vez, crear un mundo donde la vida se trate de saber pros­pe­rar y flore­cer en vez de sobre­vi­vir a duras penas.

Ya sea mediante grupos como el  Niger Delta Aven­gers, Reac­ción Salvaje, Earth First, Hunt Sabs etc, actos indi­vi­duales de resis­ten­cia, como la perma­cul­tura o rewil­ding (“resal­vaji­za­ción”). Exis­ten multi­tud de formas en que pode­mos apoyar el colapso econó­mico y prote­ger lo que queda del entorno natu­ral. Nues­tra imagi­na­ción no nece­sita limi­ta­ciones impues­tas por la histo­ria, puesto que exis­ti­mos en el presente. El futuro todavía no ha sido deter­mi­nado. No nece­si­ta­mos decirle adiós al mundo, ni a noso­tros.

Julian Langer

Langer es un ecolo­gista radi­cal, acti­vista de terreno, escri­tor eco-anarquista y miem­bro de Deep Green Resis­tance. Se graduó en psico­logía y filo­sofía.

 

 

[…] En 2012, el Ártico fue la la primera región del globo en cruzar la linea roja. Tres años mas tarde, por la primera vez, la concen­tra­ción de carbono en la atmós­fera  se mantuvo por arriba de los 400 ppm durante un mes conse­cu­tivo.

Gráfica : Natio­nal Ocea­nic and Atmos­phe­ric Admi­nis­tra­tion. Descrip­ción prove­niente del sitio del Scripps CO2 Program, « Lecciones de la curva de Keeling »

Esta vez, los exper­tos esti­man que los niveles de CO2 no volverán a dismi­nuir. Esta afir­ma­ción es atri­buida a la natu­ra­leza cíclica de la evolu­ción en la concen­tra­ción de CO2 obser­vada en Mauna Loa ; cada año, los niveles de CO2 son por lo gene­ral mas bajos en el mes de septiembre, no obstante el punto mas bajo este año fue de 401 ppm. Es posible que todavía no haya­mos alcan­zado los niveles mas bajos de CO2 del 2016, pero esta proba­bi­li­dad es extre­ma­da­mente débil. […]

Teniendo en cuenta esto, pode­mos dedu­cir que el cambio climá­tico tendrá efec­tos perma­nentes sin duda catas­tró­fi­cos :

Extin­ción masiva

No hacen falta expli­ca­ciones suple­men­ta­rias. Aún si es difí­cil esti­marla, la tasa de extin­ción es de 1000 veces más rapida hoy de lo que fue antes de la apari­ción del Homo sapiens. La WWF estima que 10.000 espe­cies suple­men­ta­rias se extin­guen cada año. Un cuerto de las espe­cies vivientes podrían desa­pa­re­cer para el 2050.

La pertur­ba­ción de la cadena alimen­ta­ria

Estre­cha­mente rela­cio­nada con la extin­ción de espe­cies, las cade­nas alimen­ta­rias son suscep­tibles de ser desequi­li­bra­das de forma perma­nente en a medida que los grandes depre­da­dores y sus presas desa­pa­rez­can. En el Ártico, por ejem­plo, el aumento de la tempe­ra­tura de los océa­nos tiene un impacto en el desar­rollo de las algas mari­nas, que a su vez privan a las pobla­ciones de zooplanc­ton, baca­laos, focas y oso polares de nutrientes esen­ciales. En el curso de los últi­mos 50 años, las tempe­ra­tu­ras prome­dio en Alaska y el Oeste de Canadá aumen­ta­ron de alre­de­dor de 7°C.

El aumento del nivel de los océa­nos

En un futuro próximo, los huma­nos, entre otras espe­cies, se verán afec­ta­dos por el aumento del nivel del mar de manera abrupta. A medida que se derri­ten los glaciares, el patrón de las costas sera modi­fi­cado, el océano tomara pose­sión de las Tier­ras y las comu­ni­dades tendrán que verse forza­das a despla­zarse.  Para el 2100, 13 millones de perso­nas aban­do­na­ran sus loca­li­dades para cederle el lugar al mar. En cier­tas partes del mundo, como en el Oceano Paci­fico, por ejem­plo, tal fenó­meno ya ha comen­zado. Los cientí­fi­cos esti­man que aún si las tempe­ra­tu­ras dejan de aumen­tar, este fenó­meno resulta irre­me­diable.

Acidi­fi­ca­ción de los océa­nos

Consi­de­rado como uno de los prin­ci­pales indi­ca­dores de la salud de nues­tro medio ambiente, la acidez de los océa­nos ya ha borrado ecosis­te­mas ente­ros. Los océa­nos del planeta absor­ben perma­nen­te­mente el exceso de CO2 en la atmós­fera, lo que dismi­nuye su pH y acidi­fica las aguas. Como resul­tado de esto, vastas exen­ciones de coral, esen­ciales a los ecosis­te­mas, como la Gran Berrera de coral en Austra­lia está muriendo. Incluso si los póli­pos de coral pudie­ran todavía echar raíces y volver a crecer en los arre­cifes, los cientí­fi­cos preven que su destruc­ción dejará huel­las inde­lebles de forma dura­dera en los ecosis­te­mas acuá­ti­cos. [NdT : “Descu­bri­mos que, en prome­dio, 35% de los corales han muerto o se están muriendo en 84 arre­cifes que estu­dia­mos en las zonas norte y centro de la Gran Barrera, entre Towns­ville y Papua Nueva Guinea”, alertó el profe­sor Terry Hughes, experto de arre­cifes de coral . “Es la tercera vez en 18 años que la Gran Barrera de Coral vive un episo­dio grave de blanquea­miento debido al cambio climá­tico, y el episo­dio actual es más extremo que los consta­ta­dos en el pasado”].

Sarah Emer­son

 

Nota : Los hipervín­culo origi­nales de los textos ante­riores llevan por lo gene­ral a fuentes en lengua inglesa. Si deseas contri­buir con alguna traduc­ción escri­be­nos a LePar­tage_es@pro­ton­mail.com .

Traduc­ción-Edición; Santiago Perales

Civilización Clima ecologia Punto de Inflexión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario