folder Archivado en Agricultura intensiva/invasiva, Anti-industrialismo, Cancer, Civilizacion, Contaminación, Ecología / Medioambiente, Salud, Sobrepoblación, Sociedad, Urbanización
Por qué las praderas importan y los céspedes no (por J. Crumpler)
comment 5 Comments
Artículo publicado originalmente en ingles en el sitio The Roaming Ecologist.

Risultati immagini per prairie soil

Las prade­ras – esos complejos ecosis­te­mas grave­mente amena­za­dos, compren­di­dos por pocos pero incom­pren­di­dos y destrui­dos por millones de perso­nas.

Los céspedes  – esas miopes y obse­si­vas mons­truo­sas mono­cul­tu­ras urba­nas, sub-urba­nas, y (cada vez más) rurales, que susti­tuyen a ecosis­te­mas autóc­to­nos a un ritmo de entre 5,000 y 385,000 hectá­reas  por día*, en favor de entor­nos arti­fi­ciales, esté­riles y reple­tos de quími­cos, carga­dos de una gran influen­cia euro­pea que no propor­ciona ningún bene­fi­cio a largo plazo; ni alimento, ni agua limpia, ni hábi­tat para la fauna salvaje y ningún funda­mento para la preser­va­ción de nues­tra otrora rica heren­cia natu­ral. Ahí tene­mos la inso­por­table ubicui­dad de la poda­dora asociada a una prac­tica cultu­ral tan inútil, que además crea una vergon­zosa canti­dad de conta­mi­na­ción del aire, audi­tiva y acuí­fera, y una desbor­dante acti­vi­dad que destruye muchas maña­nas apacibles. El césped ameri­cano es el arque­tipo de la insos­te­ni­bi­li­dad.

[ * La discre­pan­cia se debe a los gastos. Sería extre­ma­da­mente caro para los contri­buyentes e insti­tu­ciones el obte­ner la imagi­naría sate­li­tal nece­sa­ria para desem­peñar un análi­sis detal­lado, respecto a cuanto césped existe en reali­dad. Teniendo en cuenta igual­mente, que muchos céspedes se “escon­den” bajo las cubier­tas de los arboles y bosques urba­nos, por ello, las cifras que he citado son bastante conser­va­do­ras, en el mejor de los casos. Haz click aquí para una expli­ca­ción más profunda. También asumo que tales cifras fueron toma­das de las tasas de expan­sión urbana, que varía cada año, década tras década etc.]

Tal y como señala elocuen­te­mente un comen­ta­rista en inter­net llamado Carrie, “como nación, tene­mos dema­siado césped haciendo dema­siado poco por noso­tros”.

Risultati immagini per prairies ecosystem

¿Cuánto césped es dema­siado césped? 41 millones de hectá­reas. Esa cifra hace del césped la planta bajo irri­ga­ción más propa­gada en los conti­guos esta­dos de Estado Unidos. Se irriga 3 veces más super­fi­cie cubierta de césped que lo que se irri­gan los campos de maíz, y esto es una esti­ma­ción conser­va­dora. Toda esa agua otrora preciosa, gastada en esas 41 millones de hectá­reas de ridí­culo y no-autóc­tono pasto, para conser­varlo inatu­ral­mente verde – ¿cómo puede ser tan ciega la gente?

Los céspedes, las granjas de culti­vos en hile­ras, el “mejo­ra­miento” de pasti­zales y la urba­ni­za­ción, son algu­nas de las mayores conver­siones nega­ti­vas de tier­ras de paisajes autóc­to­nos, y contri­buyen direc­ta­mente a la destruc­ción de la vida salvaje y los hábi­tats de plan­tas autóc­to­nas al rede­dor del mundo. Mien­tras que los paisajes desa­pa­re­cen, la vida salvaje desa­pa­rece, y de esta forma desa­pa­re­cen a su vez los impor­tantes proce­sos ecoló­gi­cos que asegu­ran la produc­ción de elemen­tos vitales, como el agua potable, los “para­choques” contra el calen­ta­miento global, y los contro­la­dores de inun­da­ciones. El futuro de la espe­cie humana depende fuer­te­mente de la salud de los paisajes nati­vos.

Las prade­ras impor­tan por sus inmen­sos siste­mas radi­cu­lares; que son siste­mas bioló­gi­cos complejos, densos y exten­sos que alma­ce­nan un tercio del carbono (CO2) mundial, y conse­cuen­te­mente depu­ran el agua que consu­mi­mos y que proviene de las nubes carga­das de hume­dad, preci­pi­tada sobre las diver­sas comu­ni­dades de plan­tas que la filtran a través de una masa de resi­duos, raíces, orga­nis­mos del suelo y sus diver­sas capas. La cali­dad del agua siempre corres­ponde a los niveles de carbono en el suelo y las prade­ras son las mejores acumu­la­do­ras de carbono del mundo. Los céspedes no se compa­ran con las prade­ras y nunca lo harán.

prairierootsystems-1
Foto: En el extremo izquierdo, en 1er lugar se repre­senta el césped común de Kentu­cky (Poa praten­sis), nativo de Europa. El resto de las plan­tas son espe­cies nati­vas/autóc­to­nas de las prade­ras, recons­ti­tuyentes del suelo.

Otras espe­cies comunes de pastos para césped son los pastos : Bermuda (Cyno­don dacty­lon), Zoysia(Zoysia spp.) y Bahia (Paspa­lum nota­tum), por citar sólo algu­nos.  Ninguno de estos son tampoco autóc­to­nos, provie­nen de África, Japón y Brasil respec­ti­va­mente.

El pasto azul de Kentu­cky (“Blue­grass”) no es origi­na­rio de Norte-América (un puñado de fuentes dicen lo contra­rio), entonces ¿porqué lo sembra­mos y segui­mos sembrando otros herbajos no-nati­vos? ¿Es por temor a la natu­ra­leza? ¿Es por desco­no­ci­miento de la verda­dera belleza de los ecosis­te­mas natu­rales salvajes? (Las asocia­ciones de propie­ta­rios y las leyes de zoni­fi­ca­ción terri­to­rial de vecin­da­rios urba­nos, son famo­sos por ello). ¿Qué es lo que está tremen­da­mente mal con las plan­tas nati­vas, que intro­du­ci­mos otras espe­cies no-nati­vas de otros conti­nentes? ¿Será porque la mayor parte de la gente está impa­ciente con respecto a las plan­tas, y quie­ren algo que crezca rápido, que sea verde, se mantenga verde y tan plano como una mesa? – algo con que la Compañía Scotts ha exito­sa­mente lavado el cere­bro de millones de perso­nas, hacién­doles creer que pueden adqui­rir­los, mediante ruido­sos trabajos sema­nales, aunque no sin tomar un pedazo de sus suel­dos y hacién­doles hacer un montón de trabajo sin nada que mostrar final­mente. Que vano, inútil y suicida.

Pasto Bermuda (Cyno­don dacty­lon). No todo lo que es verde es ecoló­gico.

La negli­gen­cia de la pobla­ción esta­dou­ni­dense y su obse­siva compul­sión por los céspedes y sus absur­dos y modes­tos fines, se extiende mucho mas allá del fracaso para lo que están hechos, es esa búsqueda de la gente de un insus­ten­table e inal­can­zable “césped perfecto”. Como se ha seña­lado ante­rior­mente, los céspedes son una inicia­tiva/idea suicida – nos auto-enve­ne­na­mos, enve­ne­na­mos a nues­tros hijos y al agua que bebe­mos, por algo que es total­mente obtuso e inne­ce­sa­rio. ¿Porqué no hacer crecer un jardín? Un jardín, una pradera, una arbo­leda, un bosque o un  xeris­cape,  que son infi­ni­ta­mente mejores que los difun­di­dos céspedes estilo euro­peo, caros y difí­ciles de mante­ner.

Para resu­mir la miopía de los amantes del césped, hay una frase atri­buida a Mark Twain que dice : ”

“No puedes depen­der de tus ojos cuando tu imagi­na­ción está fuera de foco”

 

que-verguenza1

 

Por último, cite­mos algu­nos hechos sobre la noci­vi­dad del césped arti­fi­cial:

  • Cada día mas de 5.000 hectá­reas de tier­ras son cubier­tas de césped en los Esta­dos Unidos. Según algu­nas esti­ma­ciones, esta cifra supera las 385.000 hectá­reas.
  • Los céspedes cubren actual­mente más de 41 millones de hectá­reas, la planta grami­noide mas irri­gada en los Esta­dos Unidos.
  • Los esta­dou­ni­denses rocían al rede­dor de 30.000 tone­la­das de pesti­ci­das a sus patios, cada año.
  • 17 de los 30 pesti­ci­das más sistemá­ti­ca­mente utili­za­dos, han sido detec­ta­dos en las aguas subterrá­neas.
  • El “Natio­nal Cancer Insti­tute” (“Insti­tuto Nacio­nal del Cáncer”) ha encon­trado que los niños que viven en hogares cuyos pastos han sido trata­dos con pesti­ci­das, tienen 6.5 veces más riesgo de desar­rol­lar leuce­mia.
  • El césped esta­dou­ni­dense requiere de 200 galones de agua fresca por persona y por día, para ser mante­nido y conser­vado verde. Las perso­nas de algu­nos países en desar­rollo matarían por tal canti­dad de liquido vital, y aquí lo utili­za­mos negli­gen­te­mente para absur­dos céspedes.
  • 19 de los 30 pesti­ci­das más común­mente utili­za­dos, están rela­cio­na­dos con el cáncer o la carci­no­ge­ni­ci­dad : 13 están rela­cio­na­dos con malfor­ma­ciones y defi­cien­cias al naci­miento, 21 con efec­tos nega­ti­vos sobre la repro­duc­ción, 26 con daños renales y del hígado, 15 con neuro­toxi­ci­dad, y 11 con la pertur­ba­ción del sistema endo­crino/hormo­nal.
  • De esos mismos pesti­ci­das :17 se detec­tan en las aguas subterrá­neas, 23 tienen la capa­ci­dad de filtrarse en fuentes de agua potable, 24 son tóxi­cos para los peces  y otros orga­nis­mos acuá­ti­cos vitales a sus ecosis­te­mas, 11 son tóxi­cos para las abejas y 16 son tóxi­cos para las aves.
  • Si los patrones actuales de consumo persis­ten, 2 de cada 3 perso­nas en la Tierra vivirán en condi­ciones de esca­sez de agua para el 2025.
Risultati immagini per pesticides and lawns
Foto : Se advierte “Apli­ca­ción de pesti­ci­das, por favor no pisar”. Las flores amarillas (Dientes de león o “Taraxa­cum offi­ci­nale”), planta esen­cial a las abejas y comes­tible de la raíz a la flor por los huma­nos etc, será igual­mente remo­vida para dar lugar a un césped uniforme y arti­fi­cial.

Traduc­ción-Edición; Santiago Perales.

Cesped Civilización ecologia Fauna y Flora Autóctonas Praderas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

  1. es un problema cuando creas un area verde con enredaderas, plantas de ornato, porque los servicios de salud te ticen que tienes que cortar tus plantas, por plagas de moscos para combatir el dengue, sika. siempre he tenido la idea de tener un area de pasto pero el detalle esta en su conservacion, en las herramientas de poda, de evitar plagas de insectos, la fertilizacion, pero no sabia que tanto daño ocasiona. no lo hare. esta mejor crear un area verde sin pasto.

  2. Hasta que no se cuantificaron en toda su magnitud los gastos sanitarios públicos que conllevaban, los gobiernos no iniciaron leyes de prohibición del fumar. Hasta que no se cuantifique en toda su magnitud los gastos sanitarios públicos que conlleva el césped versus la pradera, los gobiernos no iniciarán igualmente leyes de prohibición. Triste o no, pero es así: ¡movilización!